La época en la que los traductores traducían un manuscrito con un bolígrafo y un diccionario se ha terminado desde hace tiempo. Con la llegada de la informática se han revolucionado todas las metodologías de trabajo de la mayor parte de las profesiones y en especial modo en el sector de las traducciones. El traductor de hoy, trabaja casi exclusivamente con un ordenador, navegando por la red durante horas enteras y consultando su diccionario de papel solo cuando no encuentra las soluciones en Internet.

Internet no es el único instrumento que usan los “traductores 2.0”, muy a menudo, se ayudan también con softwares profesionales conocidos con el nombre de CAT Tools (Computer Assisted Translation Tools) o con softwares de traducción asistida. Antes de afrontar este tema sobre el uso de estos instrumentos, que nos simplifican la vida, me veo obligado a hacer una distinción fundamental: los CAT no deben confundirse con la TA (Traducción Automática), cuyo proceso está completamente informatizado y no permite la intervención de las personas. Los traductores automáticos proporcionan traducciones de frases y enteros parágrafos, como el conocidísimo Google Translate, pero la informática no es capaz aún de razonar como un cerebro humano y hace traducciones que no son adecuadas de palabras todas seguidas y que luego no tienen ningún sentido.

Por ello, volviendo al tema de los CAT, estos softwares no sustituyen el trabajo de la persona del traductor, lo asisten durante la ejecución de algunas tareas, para ahorrar tiempo y costes de los trabajos pero no pueden sustituir el razonamiento lógico y la capacidad de adaptación, factores que son indispensables para las traducciones.

Los softwares CAT pueden encontrarse dentro de otros instrumentos que a su vez se integran con un programa de publicación de textos, o en un software que sea capaz de ofrecer un ambiente de trabajo completo y permita crear una base de datos terminológica para gestionar los proyectos de traducción.

La característica principal de estos instrumentos es la memorización de las traducciones; todas las traducciones hechas con la ayuda de este tipo de software se guardan automáticamente en la memoria para reproducir una base de datos adecuada y corregir las coincidencias en las posteriores traducciones (textos totalmente iguales o solo parciales). Además, la función de ajuste de casi todos los principales softwares CAT, permite volver a utilizar traducciones hechas sin la citada ayuda, haciendo coincidir el texto original con el texto traducido para completar la memoria de la traducción.

Como ya hemos dicho, algunos CAT permiten crear bases de datos terminológicas que se pueden utilizar también de manera independiente, por ejemplo como si fueran diccionarios electrónicos multilingües para traducciones de proyectos menores (con simples editores de texto y sin la ayuda de los CAT), pero los softwares de traducción asistida están concebidos para que se integren en un ambiente de trabajo específico con el fin de poder aportar la ventaja de reconocer la terminología, y reconocer automáticamente los términos que componen el texto de la base de datos terminológica utilizada anteriormente y en la frase que hay que traducir.

Además de la traducción, estos softwares se complementan con una función de análisis de los proyectos (de uno o más documentos) que incluye el cálculo del volumen de traducción y la detección, en fase preliminar de las correspondencias con la memoria de traducción. Dichas correspondencias se dividen en distintas categorías, según el porcentaje de igualdad con los textos, con el fin de establecer la utilidad del CAT para el proyecto, en términos de tiempo y costes.

Una vez aquí, es fácil comprender la ventaja inequivocable que comporta el uso de los CAT, en los proyectos de traducción profesional, tanto para el traductor como para el cliente:

Aumento de la productividad = traducir más cantidad en un tiempo más breve. Gracias al reutilizo de las traducciones efectuadas anteriormente, puede disminuir el volumen de traducción efectivo de textos que se repiten en continuación y sus respectivos costes.

Aumento de la calidad = traducir mejor. El uso de los CAT garantiza la coherencia en las traducciones de las frases y de la terminología y la posibilidad de realizar investigación de términos  ya traducidos.

Al ser una empresa de traducción nos damos cuenta diariamente que las empresas pequeñas, medianas y grandes aprecian siempre el nivel de calidad y la rapidez del servicio gracias a la ayuda de profesionales como los CAT.

Originaly posted 2017-01-17 00:00:00

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *